Una programación de 10 en la oposición